Reseña crítica a propósito de

La mujer de negro



26.09.1999 | Juan Ignacio García Garzón-(ABC)

El resultado: una entretenida pieza gótica totalmente recomendable.


ABC MADRID

 

La mujer de negro: escalofríos metateatrales.

 

El público de «La mujer de negro» asiste a una representación, entendámonos: asiste a la reparesentación de una representación

teatral, una suerte de teatro dentro del teatro concebido aquí como exorcismo, es decir, con virtudes o componentes mágicos, vía por la que tal vez podríamos viajar a la semilla del hecho escénico. Pero ésa ya es otra historia.

 

La que desarrolla «La mujer de negro» -versión teatral armada por Stephen Mallatrat de una novela de Susan Hill- que recrea los sucesos espectrales que obsesionan a uno de los protagonistas, quien contrata a un actor para que, como método para neutralizar esos recuerdos terribles, le ayude a reconstruir sobre el escenario lo que le horrorizó hace años. El contratante va leyendo su papel y luego es el actor contratado quién lo encarna hasta identi?carse totalmente con el, mientras el primero se encarga de darle réplica en diferentes persona jes auxiliares.

 

La soberbia y matizada labor de Emilio Gutiérrez Caba secundado por un estupendo y vigoroso Jorge de Juan se ve apoyada por unos escalofriantes efectos sonoros y lumínicos que estimulan con sabiduría uno de los sentimientos ancestrales del hombre:

el miedo (¿verdad, señor Jung?).

 

El resultado: una entretenida pieza gótica totalmente recomendable.



Más información en www.lapavana.com