Reseña crítica a propósito de

Escapate conmigo, monstruo



05.07.1990 | Emilio Mayorga-(Cartelera Turia)

Los actores están francamente aiustados. la música de Cerveró afila estupendamente e! sentido de la obra. y la escenografía de Carlos Montesinos con resonancias del mundo del comic ambienta perfectamente la historia de Mique Beltrán. La función del director Rafael Calatayud. de equilibrar todas estas condiciones es muy satisfactoria.


La comedia, el musical y Frankenstein.

 

Malos tiempos dicen que corren para aquellos personajes legendarios, la  Momia. Frankenstein, el Hombre-Lobo. Drácula. Aquellos héroes que tan abundantemente nutrieron un cine de género no exactamente de terror que los popularizó más allá de lo que lo hicieron sus originales bases literarias. Ese "terror", ese corpus de films cuya homogeneidad posiblemente tuviera parte de su explicación en el material escrito que lo precedió, y que funcionó como un manual de referencias que había que respetar y pervertir, acabó cuariéandose y dejando filtrarse elementos paródicos y satíricos que es lo que suele ocurrír' con cualquier género en regresión Además. empezaron a aparecer productos que centraban toda provocación y relación con el espectador en la obscena mostración de sangres y tripas Sobre esta historia parece construirse Escápate conmigo, monstruo. De todas formas, no se trata exactamente de una operación de reflexión sobre la decadencia de un genero Ya el hecho de considerar una puesta en escena teatral exige unos ingredientes obvios ae revisión irónica sobre unas historías quw parte de su verosimilitud la obtenian en parte de la especificidad cinematogratica (variabilidad escalar en los planos distinto tratamiento del fuera de campo, etc. Escápate conmigo, monstruo es un divertimento (que querrá decir ya eso de "divertimento"?). Que toma como pretexto estás consideraciones ingenuas (que no ingenuamente), y las hace convivir con elementos del musical y la comedia. atolondradas entradas y salidas habilitadas en muchas partes del escenario. cambios de identidad, etc ). Es uno de esos -como si hubiera muchos ay! - espectáculos que desde su falta de ambiciones son entrañablemente magniticos Los actores están francamente aiustados. la música de Cerveró afila estupendamente e! sentido de la obra. y la escenografía de Carlos Montesinos con resonancias del mundo del comic ambienta perfectamente la historia de Mique Beltrán. La función del director Rafael Calatayud. de equilibrar todas estas condiciones es muy satisfactoria. Parece que últimamente por estos pagos el trabajo que se hace dirigido a los niños es el aue mas gratamente saludan los adultos.

 



Más información en www.lapavana.com