Reseña crítica a propósito de

1 hora y 1/2 de retraso



16.05.2014 | Nel Diago-(Cartelera Turia)

El mérito, indudablemente, más allá de los aciertos en la construcción del texto, se debe a la puesta en escena de Rafael Calatayud, elegante, discreta, delicada, en la que sobresale la labor actoral. con el propio Calatayud mostrándose realmente brillante y con una Victoria Salvadar que vuelve a poner en evidencia, una vez más, que es una de las mejores intérpretes de España entre las actrices de su edad. Una magnifica pareja.


Escenas de un matrimonio 

Para celebrar sus tres décadas como empresa teatral, la Compañía La Pavana ha decidido poner en escena una comedía de esas que se suele etiquetar como "comedia de bulevar". Escrita por Sibleyras y Dell y versionada por Villalba y Calatayud, la obra nos sitúa ante una situación de crisis matrimonial de una pareja madura y de clase media alta. La acción puede transcurrir en Estados Unidos o en Canadá, en todo caso en uno de esos países en que los hijos viven con los padres sólo hasta que llegan a la mayoría de edad y se van a cursar una carrera universitaria a otro lugar, bien alejado, del país. Se produce entonces el quiebre familiar y, sobre todo, la desorientación absoluta de la madre, que ya ha cumplido su misión vital y le quedan por delante muchos años de vacio e inconsistencia. sin otro quehacer que ocuparse del marido y pintar algún bodegón en plan aficionado. Ese es el dilema, el conflicto que ella le plantea al esposo justo en el momento en que están por salir a una cena con el socio del marido y su esposa. Comienza ahí una larga discusión. con sus tonos altos y bajos, sus instantes dramáticos y divertidos, que motivará que atrasen hora y media su partida (lo curioso es que el socio ni se molesta en llamar para saber qué pasa). Situada en el salón familiar, en el que no puede faltar el tipico sofá color crema o hueso, la acción de desarrolla de manera continua sin mayores contratiempos. Vamos, que la obra es bastante convencional, con una única acción, un mismo espació y un tiempo sin saltos cronológicos. Y subrayo todo esto para destacar cómo algo tan previsible y conocido puede convertirse en un espectáculo agradable, que se deja ver con satisfacción. El mérito, indudablemente, más allá de los aciertos en la construcción del texto, se debe a la puesta en escena de Rafael Calatayud, elegante, discreta, delicada, en la que sobresale la labor actoral. con el propio Calatayud mostrándose realmente brillante y con una Victoria Salvadar que vuelve a poner en evidencia, una vez más, que es una de las mejores intérpretes de España entre las actrices de su edad. Una magnifica pareja.



Más información en www.lapavana.com