Reseña crítica a propósito de

Hedda Gabler



13.02.2005 | Julia Amezúa-(ABC)

"MAGNÍFICO IBSEN"


" Es sabido que la obra de Ibsen posee gran atractivo, gracias a su cuidad composición dramática, sugerente lenguaje y los conflictos que presenta. Hedda Gabler, publicada en 1890, es una de sus obras maestras. La denuncia de las relaciones sociales hipócritas, el pánico antes la responsabilidad personal y la libertad, la autodestrucción, el suicidio como la solución a la abulia, son temas que por lo que atañen al ser humano no pasan de moda.

 La hija del general Gabler es una mujer llena de pliegues, caprichosa y controladora, incapaz de encontrarse a sí misma. Tiene pánico a la libertad y a la responsabilidad (casi muerde a su amigo el juez cuando éste le habla de que pronto será madre). Enferma de aburrimiento y tedio, manipula hasta la destrucción a las personas de su estorno.

 En el espacio de esta singular propuestas, Amparo Ferrer, la actriz que encarna a Hedda, se mueve embutida en su vestido de noche, como una hermosa pantera herida y enjaulada. La elección del ring de boxeo, como espacio cerrado deonde combaten los personajes y donde Hedda se instala existencialmente y convoca a sus víctimas para ponerlas físicamente contra las cuerdas o destruirlas, es uno de los grandes aciertos del montaje, rico en elementos simbólicos. La obra se desarrolla en un espacio, el salón burgués de la casa de Hedda, transformado en el cuadrilátero de boxeo dominado por una araña de cristal que simpoliza la alta sociedad de la que procede Hedda. En este espacio cerrado y opresivo, en el que se centtra la luminosidad dejando a oscuras el espacio exterior, se desarrolla la acción principal. Hay escasos elementos de utillería pero significativos, como las pistolas o el manuscrito. Una enorme pantalla de telón de fondo proyecta durante las dos horas de duración la imagen sugerente de los nubarrones, solo interrumpida por la imagen de las llamas cuando Hedda, consumida por los celos, quema el manuscrito de Lovborg y por la propia imagen de Hedda muerta al final.

 La interpretación es espléndida. Está magnífica Amparo Ferrer como Hedda Gabler pero todos hacen que vibre de vida y emoción el texto ibseniano, con un rico despliegue de matices de diccón, movimiento y expresividad gestual."



Más información en www.lapavana.com