Reseña crítica a propósito de

Terapias



27.06.2006 | Javier Villán-(El Mundo)

"En vez de ir a Colón a cantar goles, vayan ustedes al Centro Cultural de la Villa que está allí mismo, a ver Terapias, un regocijante juego de psicoanálisis, amores y desamores"


"No hay mal que por bién no venga; llegan la calorina del verano, las histerias colectivas del fútbol y, como contrapartida, algunas comedias intrascendentes, pero divertidas. En vez de ir a Colón a cantar goles, vayan ustedes al Centro Cultural de la Villa que está allí mismo, a ver Terapias, un regocijante juego de psicoanálisis, amores y desamores; una chispeante comedia que los distraerá de sus preocupaciones durante casi dos horas. Robarle dos horas a la incertidumbre de la vida, es ya un triunfo. La carcajada es más higiénica que un gol y Marta Belenguer infinitamente mejor que Raúl o cualquier otro fenómeno balompédica. Terapias, les ayudará a conjurar el aburrimiento y el ocio improductivo, con la aventuras de una mujer que se echa un novio bisexual, que liga a través de internet y que tiene un psicoanalista (Rafael Calatayud) que es un desastre: como médico y como obseso sexual que padece de eyaculación prcoz. Hay otra psiquiatra, la dostora Bornikoff (Mamen García) que trata a Óscar (Sergio Caballero) el novio bisexual, y que es caótica, surrealista y excesiva. Todo acaba bien: cada oveja con su pareja: psicoanalista con psicoanalista, chica con chico y chico con chico (Juli Disla y Carlos Amador). Ver Terapias, ágil y fresca, en vez de ir al fútbol, es un desagravio para el maltratado teatro. ¿Se imaginan ustedes la cantidad de espectáculos que se podrían montar  con los más de 2.000 millones de pelas que se repartirán, dicen, los jugadores españoles si ganan el mundial? Mejor que los eliminen cuanto antes y que ese dinero vaya a la farándula."

 



Más información en www.lapavana.com