Reseña crítica a propósito de

Terapias



03.07.2006 | P.J.L. Domínguez-(Guia del ocio)

"Terapias es una especie de derivación posmoderna de la alta comedia anglosajona.... La principal virtud de esta versión radica precisamente en que se ha conseguido un color cómico ligeramente pasado de vueltas, que es lo que el texto demanda.... Esta vez entiendo los premios cosechados, especialmente el de Mamen García, que está simplemente perfecta. Y es indudable que Marta Belenguer tiene un potencial inmenso como actiz cómica.... La función es divertida, de ésas en las que da gusto pagar entrada"


"Terapias (Beyond Therapy en el original) es una especie de derivación posmoderna de la alta comedia anglosajona. Como si Rock Hudson se interpretara a sí mismo y no al personaje en una película de Doris Day o como si en una obra de Noel Coward las copas de martini llevaran LSD. Desde el comienzo las situaciones son disparatadas y los personajes desquiciados, pero el conjunto produce una inquietante sensación de cercanía, de forma que raro será el espectador que no vea personas de su entorno reflejadas en el escenario o se reconozca a sí mismo en los desajustes de esta pandilla de inadaptados. Ésa es una de las notas caracteristicas del talento de Christopher Durang, afortunadamente viva en la lectura de La Pavana.

Como en los precedentes citados, la clave de este tipo de teatro es el tono interpretativo. Más complicado si cabe en Durang por la facilidad con que la comedia se desliza por el tobogán de la histeria hasta alcanzar el absurdo. La principal virtud de esta versión radica precisamente en que se ha conseguido un color cómico ligeramente pasado de vueltas, que es lo que el texto demanda. A la función le cuesta un rato despegar, pero una vez alcanzada la velocidad de crucero fluye con facilidad.

Esta vez entiendo los premios cosechados, especialmente el de Mamen García, que está simplemente perfecta. Y es indudable que Marta Belenguer tiene un potencial inmenso como actriz cómica pero sus recursos ganarían efectividad dosificándolos un pelín más. Como huviera ganado el conjunto aprofechando el escenario para ensanchar un poco la escenografía sin necesidad de perder uno solo de los aparatosos traspiés. Pero esto son manías de crítico pejiguero. La función es divertida, de ésas en las que da gusto pagar entrada.



Más información en www.lapavana.com