Reseña crítica a propósito de

Bebé



02.03.2007 | Antonio Sempere-(La Verdad)

La Pavana, que nunca defrauda, y de la que... me quedo con todo, nos trajo al Teatro Arniches una delicia en toda regla.

El elenco actoral brilla a gran altura, destacando las presencias de Marta Belenguer y Victoria Salvador, sencillamente arrolladoras.


TRAUMAS

Voy a recomendar Bebé a Dani Sánchez Arévalo,nuestro flamante Goya a la mejor dirección novel por Azul Oscuro Casi Negro, que ahora anda de estreno del corto Traumalogía, ya saben, un catálogo sobre las consecuencias que acarrean los traumas provocados por la familia. Seguro que la va a disfrutar mucho. Seguro que el amarguísimo poso que deja su estructura de comedia le reconcilia un poquito con nuestro teatro. Como me ocurre a mí.

 

La Pavana, que nunca defrauda, y de la que, excepto la sobrevalorada La mujer de negro, me quedo con todo, nos trajo al Teatro Arniches una delicia en toda regla. Dramaturgia contemporánea, de aquí y ahora, en estado puro. El texto de Christopher Durang, el mismo de Terapias, nos hace añorar filones hermanos entre nuestros autores. Su mirada sobre las relaciones personales es demoledora. Caricaturizando el comportamiento de los personajes se acerca mucho más a la realidad que si optase por la clave naturalista.

Las carencias afectivas y las carencias sexuales condicionan la vida de unos tipos siempre al borde de un ataque de nervios. A golpe de ansiolíticos y antidepresivos. Cuya vulnerabilidad les hace cercanos y merecedores de nuestro cariño.

 

El elenco actoral brilla a gran altura, destacando las presencias de Marta Belenguer y Victoria Salvador, sencillamente arrolladoras. Aunque es inevitable citar la contribución de Toni Agustí, que en su corta aparición al final de la obra logra componer uno de los mejores momentos escénicos de la presente temporada. Enhorabuena a todos.



Más información en www.lapavana.com