Reseña crítica a propósito de

A ras del cielo



21.02.2003 | Julio A. Mañez-(El País)

Comédia trágica


Juanluis Mira, referente desde hace muchos años del teatro que se escribe y se hace en Alicante, ha hecho en A ras del cielo (Premio Carlos Arniches del 2001), una de esas obras de teatro dentro del teatro, pero ahora con la virtud de que ese juego de estilo no basta a sus propósitos, de modo que lo fusiona con una historia tremenda y a varias bandas a cuenta de un apuntador tartamudo, de nombre Pozo (ojo a Samuel Beckett) que es utilizado por un tal Máñez para liquidar desde las azoteas a los enemigos del régimen franquista en los años cincuenta y pocos, todo mezclado con un argumento de amor y ocultaciones donde el apuntador asesino por cuenta ajena hará justicia poética en un final de melodrama de mucha altura. operativa, digna de un Verdi reutilizado por Francis Ford Coppola, aunque en un una intención algo más doméstica.

Cabe suponer que esa mezcla afortunada entre el amor y la tragedia, donde los protagonistas son empleados de un teatro casi en ruinas que colaboran en la representación de una de las obras más conocidas de Miguel Mihura, ha interesado sobremanera a un director como Rafael Calatayud, que dirige con mucha dignidad y no poco talento un trabajo de encargo que repasa los aspectos más siniestros de nuestra historia reciente y donde el homenaje al viejo oficio de la representación escénica cuenta con colaboraciones de tanta limpieza como las de Alfred Lucchetti y Juan Mandli en papeles de mucho acompañamiento al protagonismo escénico de Pep Sellés y Anna Casas. Un texto bonito, a ras del recordatorio que no conviene olvidar, con sus minutos finales de sorpresa melodramática, y bien resuelto en su difícil puesta en escena.



Más información en www.lapavana.com