Reseña crítica a propósito de

El milagro de Anna Sullivan



02.11.2001 | Enrique Herreras-(Cartelera Levante)

El clavo de la Escalante


No parecía nada fácil llevar a un escenario esta obra de W. Gibson, esta lección de pedagogía y de mostrar la capacidad de superación del ser humano. Basada en la primera etapa de vida de una sordomuda llamada Hellen Séller, y su relación con anna Sullivan, cuyo milagro fue, en pleno siglo XIX, hacer que se integrara en la vida social.

El quid es que lo que he dicho al principio, cómo llevar esta historia a un escenario. Pues de una manera muy amena. En primer lugar, una versión libre, precisa y clara y, en segundo, una dirección escénica, no ya precisa y clara, sino de una belleza asombrosa. Su resolución, a modo de una sabia mezcla de lenguaje cinematográfico (primeros planos, exteriores...) hilvanado con un buen dominio del lenguaje teatral. Aparte de lograr la emoción necesaria del final. En ello tienen mucho que ver un elenco que responde, en especial la Joven Rebeca Valls y Cristina García. La Escalante, otra vez, ha dado en el clavo.



Más información en www.lapavana.com