Reseña crítica a propósito de

Supongamos que no he dicho nada



12.04.1983 | M. Ángeles Arazo-(Las Provincias)

La Pavana dice, y mucho, en su logradísimo espectáculo. Y si no lo expresa tácitamente, lo sugiere, que es más importante todavía porque consigue la comunicación total con el espectador. 


«Supongamos que no he dicho nada»

 

La Pavana dice, y mucho, en su logradísimo espectáculo. Y si no lo expresa tácitamente, lo sugiere, que es más importante todavía porque consigue la comunicación total con el espectador. 

 

«Supongamos que no he dicho nada...» es una magnífica muestra de cabaret donde los cuadros se suceden con un ritmo admirable; inspirado en el music-hall, en teatro costumbrista y de vanguardia y en el cine mudo, el equipo que dirige Rafael Calatayud nos ofrece, ante todo, un alto índice de profesionalidad: actúan, bailan y dominan la expresión corporal. Pero es más, han sabido conjurar las situaciones reales con dosis de nostalgia, de ternura y de humor. 

 

Diálogo breve, pantomima y baile. La expresión sustituye a la palabra; recordemos el excelente cuadro: «Cena de aniversario» y ,<En la película», donde Rosana Pastor, Rocío.Cabedo y José Gabriel Torrero compiten con el buen hacer y desenvoltura escénica. Pero junto a ellos hay que citar —porque todos merecen el elogio—, a Sebastián Antón (patético-poético en «Historia de Titiro»), Carmen Sanchis (preciosa y sugestiva en «Gipsy») y Rafael Calatayud, que además de dirigir da una lección de metamorfosis. 

 

«Supongamos que no he dicho nada...», humilde en el título, sería una lástima que no llegara a la red del teatro comercial, porque este grupo integrado por ex alumnos de la Escuela de Arte Dramático de Valencia merece que se le conozca en un mayor ámbito. Helena Martínez (luminotecnia y coordinación) me lo anticipó días atrás en una entrevista. La calidad en la selección de temas, la coreografía de R.Calatayud y Vivian Stile y la escenografía de Arcadio Martínez (telón negro y elementos cambiantes) son puntos importantes. 

 

La noche del estreno el Escalante estaba lleno de público joven y nos gustaría que continuase esta afluencia, pero sin distinción de edad e ideología. 



Más información en www.lapavana.com