Reseña crítica a propósito de

La mujer de negro



02.01.1993 | José María Pons-(Diario16)

Si quiere ver algo distinto sobre un escenario, si no está usted enfermo del corazón, si quiere disfrutar de buen teatro, no se pierda La mujer de negro.


Pánico en la sala

La oferta de una obra de teatro de terror puede,en principio provocar el escepticismo muchos espectadores. Cuando el cine de ese género difícilmente nos causa auténtico miedo, podemos pensar que «pasar un mal rato» en un teatro es prácticamente imposible. Incluso cuesta creer que una compañía teatral pueda asumir semejante reto.

Pues bien, La Pavana ha tenido el valor y el acierto de poner en escena la novela de Hill, adaptada por Mallatran, cuyo texto, de difícil construcción, combina el elemento narrativo con el dramático para contarnos la historia de un abogado que contrata los servicios de un actor para que le ayude a recrear los terribles acontecimientos que provocaron la destrucción de su familia.

Todos los elementos necesarios para apoyar y hacer creíble este argumento están dispuestos magníficamente: comenzando por el sonido, que a veces llega a provocar el pánico de más de un espectador, pasando por una iluminación muy estudiada y acabando por una escenografía, más sugerida que real, que muestra toda la acción con claridad. Pero lo mejor de todo es el trabajo de Pep Cortés y Juli Cantó, que nos conducen lenta, pero inexorablemente, del escepticismo al escalofrío, de la incertidumbre al miedo.

Si quiere ver algo distinto sobre un escenario, si no está usted enfermo del corazón, si quiere disfrutar de buen teatro, no se pierda «La mujer de negro». Pero, cuidado, alguien que no figura en el programa puede estar acechándole en la oscuridad.



Más información en www.lapavana.com